lunes, 7 de abril de 2008

Cumple

Ayer V. G. C. y yo tuvimos el agrado de festejar el cumple de La Levy en la Mansión Fe. Sin habanos -dado el carácter ecologista de la concurrencia- y con tacitas de Té inglés -muy acordes con la decoración del lugar- una banda de ex hippies -a los 18- conversos a la actualidad -con una fe inquebrantable en el BAFICI y los anteojos con marco de colores- nos reunimos. Algunos ya camarógrafos, estrellas -como La Levy y N. quien en algún momento perdió las llaves de la Levy y vino hacia mi timbre por una copia-, guionistas de telenovelas venezolanas. Otros, nos destacábamos por nuestro marcado interés por el rulo de la Prandi y/o las andanzas en el auto de Jacobo cual auditorio cautivo por los relatos del grupo 1.
También se recordó a Darín, Echarri y Arana quienes -según el decir de aquéllas que los besaron- tienen un noséqué. Y a otros nefastos que son unos asquerosos, que ni vale la pena hacerles prensa.

Como conclusión, a la salida, tuvimos que admitir que si las estrellas existen -y que las hay las hay- y si nos interesamos por sus rulos y pelotudeces, más que por ellas en sí mismas era por la calidad de los relatores. Años de teatro lograron que, en la sala decimonónica que nos convocaba, Rial y sus secuaces fueran porotos de bingo al lado de la calidad chismográfica de ciertos invitados.

2 comentarios:

niñacriolla dijo...

Jime! qué lindo reencontrarnos, paso a leerte a diario, ya te estoy linkeando.

c é c i l e dijo...

ja, yo cual chusmeta barata, repartí comentarios chimentosos en mis clases de esta mañana!