jueves, 26 de febrero de 2009

Cuando escribo







Dancing Queen

Bailé con otro esa noche
y te encantó tanto
que dejaste a tu novia.

Es extraño el amor.

Si no me hubieras visto nunca más
o yo me hubiera ido con él

no tiene sentido pensar en eso.

Me llevaste a mi casa
sin saber mi nombre.

No habías dado ni un solo paso
pero acelerabas en las luces
sólo las rojas.

Ahora te olvidaste cómo me decías
y yo todavía bailo con extraños.



Violetas, absurdos, brillantes

Fuimos a la fiesta
no quería drogarme ni
necesitaba hablar de Murakami tampoco
comer humus

no creía ser tan interesante.

En ese circo eras mi mago,
el único que sacaba conejos de la galera
violetas, absurdos, brillantes.

Con el tiempo no hubo más ilusiones.

A veces en las fiestas ahora busco
hombres con galeras

sacan conejos blancos de orejas rosadas
piensan que son tan deslumbrantes

y me da igual.




Amor

Nunca supe de memoria
la fórmula del volumen

estoy segura
lo que había fue hacia algún lado
no pudo perder su peso, su cuerpo
su dirección.

Debe ser que la nada
siempre es algo para alguien
y depende

pero esto,
jurame,
no puede ser verdad.



Jimena Repetto

3 comentarios:

Gerardo David Cristante dijo...

uy, que linda serie comienza,
abrazos,
Gerar

Polvareda dijo...

me encanta! la nada a veces al mínimo y del otro lado con el volumen al máximo

Ji. dijo...

Gracias señores! Besotes!!!!